Qué productos vendo en mi tienda online

La pregunta que muchos nos hacemos cuando queremos iniciarnos en el mundo de los negocios online es ¿ qué productos vendo en mi tienda online ?

La respuesta a esta pregunta no es ni fácil ni difícil… simplemente depende de los conocimientos que tengas, modelos de negocio que te gusten, riesgos que estés dispuesto a correr, intuición personal, inversión con la que cuentas, escalabilidad que estas dispuesto a asumir, y un largo etcétera… Pero lo que si que podemos anotar es una serie de ideas para ir pensando…

Accesorios y productos de nicho.

Las tiendas, por lo general no suelen ganar mucho en productos de valor tipo ordenadores portátiles o televisores. Podemos estar hablando del 5% al 10% de margen. Sin embargo, en el tema de los accesorios los márgenes son mucho mayores.

En el caso de los accesorios se puede trabajar con márgenes que oscilan entre el 100 % al 1.000 %.

Además en los accesorios los clientes son menos sensibles al precio.

Un cliente puede estar durante varios días e incluso semanas buscando e investigando el mejor precio para un ordenador portátil que ronde los 500 €, pero sin embargo apenas lo piensa dos veces para comprar un cable HDMI por 25 € en el mismo lugar, y sin embargo podemos estar hablando de un beneficio total (no porcentual) muy similar en ambos casos.

Es decir, trabajando con accesorios, podremos disfrutar por lo general de márgenes de beneficio considerablemente altos y un menor número de compradores sensibles al precio.

Clientes con una gran pasión o un gran problema

Es increíble la cantidad de dinero que una persona con una gran pasión o hobbie puede llegar a gastar en él. Los ciclistas de carretera invierten cientos de euros en reducir unos gramos el peso de sus bicicletas, de igual modo que los aficionados a la pesca lo hacen en embarcaciones y útiles de pesca.

Por otro lado, si somos capaces de conseguir un producto que resuelva un “problema” a una serie de clientes, estos serán también poco sensibles al precio del producto vendido y serán grandes “fans” de tu negocio que lo recomendarán siempre que puedan.

El rango de los 75€ a los 150 €

Diversos estudios demuestran que los productos cuyo precio no supera la horquilla de los 75 € a los 150 € son muy aptos para ser vendidos online.

El cliente que invierte en un producto cuyo precio no supera los precios citados no tiene la necesidad de hablar con el vendedor ni ver antes de la compra el producto a comprar. Es decir, decide que el riesgo de la compra es muy asumible a nivel económico y son productos fácilmente vendibles en webs de comercio electrónico.

Conforme el precio crece a partir de los 150 € la mayoría de clientes empiezan a valorar cada vez menos positívamente la compra online y son más reticentes a utilizar sus tarjetas de crédito y realizar la compra online.

Productos difíciles de encontrar a nivel local

Si necesitas productos de jardinería te será muy fácil acudir a un centro cercano a tu casa que te ofrezcan lo que estas buscando, pero sin embargo, si buscas productos de video-vigilancia o accesorios para tiro con arco o para hacer magia probablemente ya no será tan fácil encontrar una tienda física cercana.

Estos tipos de artículos son buscados directamente online y las webs de comercio electrónico tienen en ellos negocios sin competencia offline.

Obviamente este tipo de productos necesitan un estudio más detallado del modelo de negocio y el tamaño del segmento de mercado, pues podemos encontrarnos con mercados muy pequeños o de un tamaño reducido que ya  estén cubiertos por unas pocas webs de comercio electrónico.

Productos consumibles o desechables

Los productos de repetición son esenciales para cualquier negocio y las tiendas online permiten mucha comodidad al cliente en este sentido, pues debemos encontrar una plataforma online en la que el cliente pueda diseñar sus propios planes de suministro sin necesidad de estar encima de ellos constantemente.

Por ejemplo, los cartuchos para las impresoras de una oficina tienen un consumo más o menos periódico y conocido por el cliente. Debemos permitir que este nos programe sus compras y que de forma automática nuestro sistema le avise del pedido periódico, de tal forma que el cliente solo tenga que dar el ok.

Esto da tranquilidad al cliente y le quita un problema y a nosotros nos produce unos ingresos recurrentes y periódicos.

Productos con amplio catálogo

Obviamente este es el caso de los libros, es decir, un producto con un catálogo muy amplio en el que es muy difícil la disponibilidad física de stock en una tienda offline.

El cliente prefiere la búsqueda de los productos en una web de comercio electrónico y que sabe que en un corto periodo de tiempo los tiene en casa que acudir a una tienda física donde casi seguro que no los tienen en stock y después de pedirlos tiene que volver a recogerlos.

Seguro que hay muchas más ideas donde los negocios online son mejores que los offline… Ahora te toca opinar a ti.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
RSS
Twitter
LinkedIn