Redefinir el modelo de negocio en tiempos de crisis

onpost_follow
Tweet
Share

En tiempos de crisis muchas veces necesitamos replantearnos todo lo acontecido hasta el momento para hacer balance y encontrar la manera de mirar hacia el futuro. Son frecuentes los casos de clientes cuyas empresas se encuentran en una situación difícil ya sea por el bajo o nulo crecimiento, una propuesta de valor indiferenciada, productos genéricos con escasos márgenes de beneficios, una alta competencia,… Si nos encontramos identificados con esta dinámica y queremos cambiar, debemos entender las palancas sobre los que se basa nuestro negocio y redefinirlo para contar con más garantías de éxito.

Un modelo de negocio se asienta sobre las bases que una empresa crea, proporciona y capta valor. Este modelo está formado por 9 palancas: cliente objetivo, proposición de valor, canal de distribución, configuración de la cadena de valor y determinación de las actividades clave, competencias esenciales, estructura de costes, modelo de ingresos y red de socios y relaciones. De hecho, podremos ver estas 9 palancas su observamos los éxitos de compañías como Cirque du Soleil (circo sin animales), Ryanair (billetes de avión a precio de saldo), Nintendo (mando con movimiento),…

Antes, los sectores tenían un modelo de negocio dominante, en la actualidad, esto ha cambiado de manera radical, tenemos un conjunto de palancas que articuladas correctamente nos permiten diseñar nuevos modelos de negocio. El aspecto fundamental es cambiar, desafiar y transformar nuestro negocio obsoleto, en otro efectivo y sostenible en el tiempo.

En primer lugar, si queremos que esto sea posible debemos cumplir al menos tres condiciones:

  1. Resetear el disco duro, 
preguntárse cómo actuaría si le diesen la oportunidad de empezar de cero. Cuestionarse los condicionantes del sector, haciendo hincapié en aquellos que nos impulsan a justificar nuestro modo de actuar. Hay que desafiar el status quo y liberarse de aquello que viene impuesto por los modelos predominantes.
  2. Ir más allá, expandir fronteras, diferenciarse, no ser aburrido. Deberá olvidarse se sus prácticas habituales y las “reglas de oro” sobre los negocios, sólo así podremos concebir nuevos espacios y oportunidades totalmente nuevas. Esto supondrá ir más allá de los clientes existentes, de los límites de la industria y de la forma de hacer negocios. El objetivo es desafiar las normas.
  3.  Olvidar el pasado, centrarnos en el presente. Los aciertos pasados no garantizan los éxitos del futuro. En muchas ocasiones se pasa demasiado tiempo hablando de lo que se tendría que haber hecho, lamentándose de la mala suerte que nos acecha. Nuestra recomendación es que se centre en el futuro, no se puede confiar en la buena suerte, ni quedarse de brazos cruzados lamentándose, porque no aportará nada. Un buen consejo: si usted no lo hace, nadie lo hará por usted y otros ya lo pueden estar haciendo.

Con todo esto sólo nos queda una cosa más, ponernos manos a la obra y construir algo distinto, redefinirse, replantearse o reinventar el modelo de negocio. Hay que romper con lo establecido y construir negocios rentables y sostenibles en un futuro. Porque, los casos de éxito son los que han sabido encontrar la coherencia entre 4 elementos: diferencia, pasión, drivers y saber aportar ventajas. Esto hará que su modelo sea robusto ante amenazas exteriores, al mismo tiempo que logra lo fundamental, la ventaja competitiva.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando y dando tu consentimiento a nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies